Presoterapia durante el embarazo

En la presente publicación vamos a tratar un tema sobre el que existen algunas dudas, y es sobre la presoterapia durante el periodo de embarazo.

Tendremos que tener en cuenta sobre qué zona podemos aplicarla, la presoterapia en estado de gestación se puede realizar sin ningún problema a partir del cuarto mes, pero solo en la zona de las piernas, la forma de actuar de este tratamiento es aplicándolo en las piernas mediante unas botas neumáticas, que tienen unas celdas que se van hinchando y deshinchando con una cadencia determinada en función del programa que nosotros elijamos.

embarazada presoterapia

En el caso de la embarazada, se selecciona un programa de drenaje linfático. Cada sesión viene a durar aproximadamente unos 60 minutos y nos va a ayudar a evitar a la par de prevenir la retención de líquidos que experimenta la embarazada a lo largo de la gestación.

¿Por qué es recomendable la presoterapia durante el embarazo?

Es un tratamiento totalmente compatible con el desarrollo del embarazo ya que no afecta absolutamente para nada el desarrollo del feto, y que además el nivel de satisfacción de todas las pacientes embarazadas que se lo realizan es muy elevado porque la sensación de q confort que tiene la embarazada es muy importante teniendo en cuenta que es una mujer que continúa en su vida cotidiana sin tener que estar resintiéndose de los miembros inferiores por lo que os comentaba antes el impacto vascular consecuencia de la secreción hormonal y la retención de líquidos.

Beneficios de la presoterapia durante el embarazo

Es un tratamiento muy beneficioso porque la eficacia puede ser incluso inmediata, normalmente las pacientes en estado de gestación sufren de piernas hinchadas y edematosas y cuando finaliza el tratamiento nota la sensación de confort y nota que el volumen ha disminuido considerablemente.

La presoterapia además es un tratamiento que en la mujer embarazada también se puede utilizar como preventivo o para mejorar la celulitis, la llamada piel de naranja. También ayuda a prevenir en la embarazada la aparición de varices y a mejorar todo el sistema vascular predispuesto a padecer varices.

Cómo se aplica el tratamiento de presoterapia en embarazadas

La presoterapia es un tratamiento totalmente recomendable para la embarazada incluso 2 veces por semana, sin ningún tipo de miedo porque podamos perjudicar el desarrollo del embarazo y lo vamos a entender porque el sistema de trabajo es puramente mecánico simulando un masaje.

Tiene unas celdas que se llenan de aire, estas celdas van inflándose / desinflándose con un tiempo determinado para que el sistema vascular se recupere de la compresión. De tal manera que se genera desde abajo hacia arriba una presión con el propio aire, tipo neumático a la par que se va generando una presión por diferentes zonas y se asegura la evacuación del líquido hacia el sistema linfático.

La presoterapia además es muy segura porque el aparato de presoterapia de las clínicas estéticas lleva programas específicos para mujer embarazada con lo que el riesgo es nulo. La presión nunca se ejerce a nivel de la zona pélvica y muchísimo menos a nivel del abdomen.

presoter embar

Siempre va a ser una presión que quedará a nivel de los linfáticos de la zona inguinal. Por lo tanto, se regula de forma controlada haciendo solo que llegue la celda que está actuando y es un tratamiento que es muy seguro porque nunca se ejerce presión en la zona abdominal.

Se puede programar diferentes zonas según lo que nosotros queramos. Si se desea tratar sólo la parte inferior de los miembros inferiores lo programaremos para que trabajen sólo las primeras celdas. Si queremos trabajar hasta la zona inguinal se programa para que todas las celdas trabajen hasta este punto. Y luego ya, en mujeres no embarazadas, podremos utilizarlo en toda su totalidad.

Además se puede distinguir el programa según la finalidad que se busque, suelen tener diferentes programas el anticelulítico, el circulatorio, el de drenaje en función de la patología que se desea a tratar.

Y como siempre, antes de nada consultar con un médico o un técnico competente en la materia, ellos nos van a informar mejor que nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *